chicas

chica-policia-sexy

Chicas y más chicas, soñando toda la noche con chicas y mujeres; No entendía por qué. A mi me gustán los hombres y no he dejado de soñar con chicas y no estabamos hablando precisamente…

chica-policia-sexy

Relato erótico CHICAS

Mi novio me llevaba a casa en el coche mientras discutiamos acaloradamente. Mi chico tan celoso como siempre no quería que me pusiera minifalda, ni tampoco que fuera como el decía “tan simpática” con otros chicos, incluso con otras chicas.

“Eres una como las chicas de la calle que van provocando”, esa fué la frase que detonó todo, osea ¿cómo? me estaba llamando ¿puta? ¿chica fácil? ¿chica de la calle?, le dije que parase el coche inmediatamente, pero estabamos en medio de la autovía, era de noche y mi chico no quería parar. Os podéis imaginar mi estados de histeria y nervios que no tuvo más remedio que parar, y sin haber parado el coche del todo, abrí la puerta y salí como un torbellino seguido de un portazo demoledor.

Siguiendome con el coche y la ventanilla bajada sólo hacia que pedirme disculpas y perdón, pero no podía aceptarlas “chica de la calle” era el límite, me había llegado al alma. Sirenas de policía encendidas silenciosas, sólo se veían las luces azules parpadeando que paraban delante mío.

No os contaré toda la historía de como multaron a mi novio por ir a esa velocidad por la autopista y por estar acosandome, eso sí, me alegró muchísimo y fueron los policías los que me iban a llevar a casa o eso parecía…

Eran dos chicas policías, chicas muy jóvenes, una de unos 22 años, la edad que yo tengo, y la otra chica a mi me parecía que tenía 15 o 16 años, pero si era policía calculo que tendría mi edad.

Ibamos en marcha, las dos policías delante y yo detras, nadie hablaba, de repeten pararon en el arcen de la carretera, bajaron las dos y después de estar hablando las dos chicas un rato, la chica jovencinta de 15, subió dentras y se sentó a mi lado, mientras la otra se ponía al volante.

Chica policía: ¿Me vas a contar lo que ha pasado?

Yo: Que hemos discutido

Chica policía: Eso ya lo sé, te vas a tener que esforzar ¿Por qué habéis discutido?

Yo: Porque mi novio es un celoso

Chica policía: Normal, con esa minifalda (a la vez me subió ligeramente la minifalda)

Yo llevaba una minifalda de lana fininta color morado y al subirme la falda un poco podía notar que quizás se me veía algo mi parte íntima, yo estaba tan nerviosa que miraba al frente, no quería mirar hacia abajo ni mirarla a ella.

La policía me miraba fijamente con esos rasgos aniñados, me puso la mano en la pierna, hacía la parte interior de la nalga y me ordenó “mirame chica”, me giré y al verla bien de cerca, podía ver como tenía una cara muy aniñada y dulce, no parecía policía, con cara de buena y mirada tímida me estaba dando ordenes sólamente porque era policía e iba uniformada, aquella situación era muy rara, porque parecía tan niña y tímida, pero decidida y directa a la vez.

No me quitaba la mano de la pierna, no me hacía más preguntas, sólo me dijo “no dejes de mirarme” y empezó a subir subir su mano hacia mi coño, pero antes de tocarlo quitó la mano.

“Desprecio a los chicos como tu novio” acercó su mano y me desabrocho el botón superior de mi camisa blanca “eres tan sexy y tienes unas tetas tan grandes, eres delgadita con ese pecho” bajó su mano por dentro de la camisa y empezo a acariciarme un pecho, yo estaba ruborizada, no dejaba de mirarme, metió la mano por debajo de sujetador y empezó a darle vueltas a mi pezón, estuvimos así como unos cinco largos minutos y yo, yo no hacia nada, y lo que era peor, me estaba gustando, sentía una especie de miedo y placer que nunca había sentido.

Se acerco a mis labios rozandolos y sin besarlos me dijo “estás tan excitada que tus ojos me dicen que te coma a besos” y se quedó parada labios con labios sin tocarlos, sin besarlos “si quieres tendrás que besarlos” me dijo, yo estaba tan excitada y con tantas ganas de besarle y tener sexo con la chica policía que se me aceleró la respiración y note como estaba mojada, muy mojada, seguro que había manchado la falda y el asiento del coche de policía. Empezó a rozar muy sutilmente de lado a lado sus labios con los mios me dió un pico y se apartó.

La miré con deseo como diciendo, no te apartes, estaba jugando conmigo y yo estaba tremendamente exictada, el coche paró en un descampado y la otra chica policía entro por mi lado, yo me quedé entre las dos chicas y ahora sí tenía miedo. La otra policía era guapísima, morana intenso, muy delgada y con tanto pecho como yo. “Que quieres que hagamos contigo chica”, yo no hablé, me cogió la cara, me miró, me cogío la cara con una mano se me acerco sus labios rozando mis labios “me excitas muchísimo”… silencio… “si tu quieres, sólo si tu quieres me puedes follar”, no creía lo que me estaban diciendo…

Continuará…

Comentarios cerrados.