Guía para practicar el sexo lento

sexo-lento

Guía para practicar el sexo lento. Los rituales previos al sexo o al juego previo son increíblemente importantes para construir tensión sexual. Y a veces sólo necesitas poner música sensual, pero en ocasiones se requieren más cosas y trucos para seducir a tu pareja.

sexo-lento

Si tu pareja es un hombre

Cualquiera, sin importar el género, puede tener un orgasmo más que intenso por las altas y bajas sensaciones de excitación sexual. Los hombres especialmente salen beneficiados por esto del sexo lento.

Tacto: Ya sea un abrazo largo o un beso inesperado, nada excita más a un hombre que el contacto físico. ¿Están en cama acurrucados? Despierta su piel con tus dedos y labios.
Besos: Bésalo suavemente, chupa su labio inferior y desliza tus labios hacia su pecho. Aprieta tu cuerpo contra el suyo, suelta tu cabello y deja que se deslice sobre su cuerpo lentamente.

Camina la línea entre la anticipación y la frustración: La ventana del tiempo que tienes hasta que se moleste por tu lentitud no es tan pequeña como la imaginas. Cuando decidas empezar a interactuar directamente con su miembro, hazlo de manera gentil. Recorre con tus dedos debajo de su pene y, si quieres, toma sus testículos con tu boca y tómate tu tiempo. No es una carrera.

Si tu pareja es una mujer (o si tu pareja necesita unos tips)

Acurrúcate y bésala: Besa su nuca, sus hombros y pasa unos minutos en su espalda. Recorre la punta de tus dedos en esa zona y bésala gentilmente en los hombros.

Pasa tiempo de calidad: Cuando vayas a besarla íntimamente, ya estará súper prendida, así que desliza tus dedos hacia su abdomen y caderas. Entre más lento seas, mejor. Recorre sus muslos, sus caderas y nunca te acerques a su zona íntima.

Oral: Si ambos están a gusto con la práctica, recorre todo su cuerpo con besos y detente justo en su vagina. Besa sus muslos, su ombligo y lanza una que otra mordida cuando lo creas necesario. Ya para el sexo oral no podemos darte instrucciones, esperamos que ya sepas lo que le gusta.

Durante el sexo lento:

El sexo no debería ser estéril, organizado, limpio o lineal. Siempre debe ser diferente y divertido para ambos.

Tómate tu tiempo: Durante la penetración, cierren los ojos y disfruten de la conexión física. Hagan contacto visual, dense un beso, experimenten con sus palabras, toquen, sientan, comuniquen, prueben y jueguen.

Molesta: Llévalo al orgasmo (o cerca) y detente. Repite una o 2 veces más (no seas tan cruel) y sorpréndete de los resultados.

Mata la música: Deja que su ‘playlist’ sea su respiración y sus gemidos. ¿Qué será más excitante que eso?